En la Intemperie I


(Notas al programa)

En la Intemperie I se construye esencialmente a partir de dos elementos muy diferenciados. Por una parte, una polifonía agitada y nerviosa -azuzada periódicamente por cortantes acentos de la percusión- en la que participan todos los instrumentos, simboliza el caos sonoro de la gran urbe. Por otra, una serie de fragmentos -muy distintos a lo anterior- aparecen intermitentemente, y protagonizados por pocos instrumentos proponen breves y singulares atmósferas, simbolizando el sonido de las voces innombradas. El conflicto entre ambos elementos, que es el motor de la partitura, se va decantando paulatinamente en su transcurso y el predominio inicial del primero va cediendo en favor de la presencia del segundo, con el que finaliza la obra.

vlcsnap-2016-11-19-17h02m31s900-5A la izquierda, saludando en el escenario a su profesor, el compositor José Luis de Delás, tras finalizar el concierto. (1995, Sala de Columnas, Círculo de Bellas Artes, Madrid).

En la Intemperie es  un ciclo de tres obras de cámara para octeto, dúo y sexteto, que toma como punto de partida el texto siguiente:

Millones de voces, de millones de seres que no conoceremos, flotan en el aire. Y como aves incansables recorren los continentes. Si abrimos de par en par el oído pueden escucharse, inesperadamente: de pronto, una respiración, un susurro, un sollozo; de alguien de quien no sabremos su nombre, pero a quien sí recordaremos por el sonido de su garganta, ése que sonó en algún momento de un día hace dos o cincuenta años. 

Son palabras, gritos, risas, lamentos que nunca se publicaron pero sonaron una vez, no importa cuándo. Es la intemperie, el espacio ilimitado de las voces, la memoria profunda que no conoce el olvido de ningún infinitesimal hecho.


Grabación del estreno. (Emitida en el programa “Ars sonora” de Radio 2, RNE. 1995)